Al oir el evangelio, conocerás de Cristo y el precioso regalo de Su salvación.


Aprenderemos como el Señor nos liberó de la maldición,
de su ira (juicio) y la condenación eterna.