Cada día aparte tiempo
para leer la Palabra de Dios,
meditar lo leído  y orar.

Colosenses 3:16

Que habite en ustedes la palabra de Cristo con toda su riqueza:
instrúyanse y aconséjense unos a otros con toda sabiduría;
canten salmos, himnos y canciones espirituales a Dios, con gratitud de corazón.