LA MAJESTAD DE JEHOVÁ

SALMOS 93

Jehová se vistió, se ciñó de poder.
    Afirmó también el mundo, y no se moverá.

Firme es tu trono desde entonces;
Tú eres eternamente.

Alzaron los ríos, oh Jehová,
Los ríos alzaron su sonido;
Alzaron los ríos sus ondas.

Jehová en las alturas es más poderoso
Que el estruendo de las muchas aguas,
Más que las recias ondas del mar.

Tus testimonios son muy firmes;
La santidad conviene a tu casa,
Oh Jehová, por los siglos y para siempre.

  • Santidad
Compartir en Redes Sociales