Nuestras oraciones deben ser fecundadas en el Amor a Dios.

Texto Guía: Mateo 6.5-15

  • Oraréis Así2
Compartir en Redes Sociales